Blue Flower

Ratio: 5 / 5

PLG_VOTE_STAR_ACTIVEPLG_VOTE_STAR_ACTIVEPLG_VOTE_STAR_ACTIVEPLG_VOTE_STAR_ACTIVEPLG_VOTE_STAR_ACTIVE
 

 

No pudo ser. Al menos no pudo ser desde el principio, evitándonos la agonía de tener fe. La esperanza se fue de los ojos de todos los españoles, incluidos, los primeros, de los jugadores, en el mismo momento en que un nuevo desorden defensivo encadenado dejó a Vargas el éxito y la fama en bandeja.

Sumado a la inoperancia de una de las dos rojas, la increíble puntería de la otra sepultó definitivamente a un equipo que ningún mayor de edad español volverá a ver de nuevo (lo cual al menos mitificará la gesta pasada aún más si cabe). Es de justicia decir que antes de la hecatombe, antes del fatídico minuto 20, dio la sensación de que España podía, pero al llegar al ansiado lago, se materializó el espejismo, y los de El Marqués no hallaron agua para apaciguar su sed el resto del partido

Nada salió. Ni Busquets en boca de gol tras chilena de Costa, ni los voluntariosos Cazorla y Koke, cambiaron el curso del destino y de las estadísticas ya grabadas para la posteridad. Hasta Iniesta estuvo fallón. Lo único que se puede sacar de este mundial es la barra libre que se ha abierto para una renovación, para no tener miedo a convocar a los Isco, Carvajal, Oliver, y el resto del prometedor futuro de España como selección.

Queda un totalmente prescindible y doloroso de jugar Australia - España. Batirá récords negativos de audiencia y de tráfico web sin duda, pero eso no va a privarnos del agradecimiento eterno a esta generación de jugadores españoles, a Luis Aragonés y a Vicente del Bosque. Muchas gracias por todo chicos y felices vacaciones en el mar, os las habéis merecido. !Hasta siempre!.