Blue Flower

Ratio: 5 / 5

PLG_VOTE_STAR_ACTIVEPLG_VOTE_STAR_ACTIVEPLG_VOTE_STAR_ACTIVEPLG_VOTE_STAR_ACTIVEPLG_VOTE_STAR_ACTIVE
 

 

No había llegado el encuentro al minuto 20 y Francia ya había apisonado a Suiza. Menos de un minuto necesitaron Giroud, de espléndido cabezado, y Matuidi, de llegada tras fallo garrafal de Suiza y pase de Benzema,  para finiquitar el partido.

El choque acabó ahí pero la exhibición francesa prosiguió con unos inconmensurables Varanne y Matuidi y un nivel medio espectacular del resto. Suiza, invitado y espectador de excepción, pudo ver la que se avecinaba cuando un involuntario punterazo de Giroud encontró la cabeza Von Bergen en vez del balón. El defensa transalpino tuvo que abandonar la escena sagrando, pero nada en comparación con cómo su equipo, a continuación, se iba a desangrar futbolísticamente.

En la segunda parte el partido estaba visto para sentencia, pero aún así se sumaron a la fiesta Benzema con dos goles (aunque uno finalmente no subió al marcador porque al árbitro se le ocurrió pitar el final mientras el francés reventaba la pelota) y Pogba, que salió unos minutos para demostrar el tremendo fondo de armario del equipo de Deschamps. Incluso Suiza tiró de orgullo para dejar el resultado final en un 2-5 que pudo fácilmente ser un 2-10.

Francia funcionó como un reloj suizo y Suiza se deshizo como un queso brie francés. Francia. Un equipo que empezó el partido sin su supuesto mejor jugador, Franck Ribery, por la lesión de espalda que le dejó fuera del mundial, y sin Pogba, el motor y supuesto segundo mejor jugador, por decisión técnica. A pesar de ello, el despliegue técnico, táctico y físico fue tan abrumador, que los de más allá del Los Pirineos se postulan como candidatos a ganar este grandísimo mundial. Un cartel con el que no empezaron.

 

Reloj francés y queso suizo

Tras lo de Costa Rica contra Uruguay y contra Italia, dos campeones del mundo, que además deja eliminada a Inglaterra, y lo de nuestra malhadada España, queda claro que los países europeos lo tienen más difícil en este mundial que de costumbre. Pero los pocos que están bien están muy bien. Francia y Alemania vienen dando las mejores sensaciones del torneo con mucha diferencia. Será complicado no verlos a ambos en, al menos, semifinales.